Sobre mí

Definitivamente no es fácil escribir sobre uno mísmo: Es incluso peligroso; escribir sobre sí mismo, tiene muchas trampas y dificultades; una de ellas, es caer en el pecado de las veleidades. Otra, puede ser el peligro de las falacias, las superficialidades o peor aún, caer en incongruencias

Teniendo todo lo anterior en cuenta, he optado por escribir sobre mí, refiriéndome únicamente a las experiencias en mi trabajo durante todos estos años y las cosas que realmente me gustan en la vida.

Soy Comunicador Social & Periodista, nacido en Bogotá, educado en el Gimnasio Campestre y graduado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

He trabajado como profesor de idiomas, profesor de fotografía, he sido programador, corrector de estilo, locutor, realizador de documentales, videos publicitarios, he compuesto música para videos, comerciales, animaciones y obras de teatro, he trabajado en el desarrollo de canales de comunicación corporativos, y en general, me apasiona todo lo relacionado con las comunicaciones, la tecnología y la música.

Adoro investigar y me gusta la exactitud y la precisión a la hora de realizar por encomienda algún trabajo. Creo en la disciplina, el estudio, la investigación y la educación, además de la necesidad de actuar y ser responsable con nuestras vidas siendo prudentes y mesurados. Procuro no repetir mi errores y tomo con seriedad las lecciones que me da la vida. No confío en el éxito repentino, y creo que todo en la vida es el resultado de procesos…

1997: Con 18 años, me encuentro mirando fijamente desde la izquierda, a la cámara, muy feliz recibiendo mi primer premio al mérito. A mi derecha, mi padre, mi madre y mi hermosa hermana. Creía en ese punto, que había logrado grandes cosas. Había mucho por aprender y vivir…

Mi primera y gran pasión fue la música, y comencé a interesarme por ella desde muy joven; comencé a practicar la guitarra, un instrumento que ha sido para mí motivo de adoración; a los 14 años, influenciado por mi padre, Hernán, con una guitarra española, de su propiedad, que tomaba prestada, la cual aún conservo y utilizo regularmente y se encuentra en un estado impecable.

Practicaba la guitarra todos los días de mi vida

Empecé entonces a interesarme mucho en el Rock & Roll de los años 60; Jimi Hendrix, The Who, Led Zeppelin, The Rolling Stones, Pink Floyd, The Kinks, The Beatles etc, y de ahí hacia adelante, comencé a recorrer todo el catálogo musical que podía digerir, pasando por los años 70s, 80s y 90s, en los géneros, Rock, Blues, Jazz, fusión, latina, clasica, electrónica, progresiva etc.

Muy motivado por todos esos sonidos, compré mi primera guitarra eléctrica, influenciado por “The Edge” de U2, el guitarrista Andy Summers de The Police, y el profesor Joe Satriani, en cuanto pude juntar algunos ahorros. Recuerdo aquel día en que fuí con mi padre a comprarla: Ámbos estabamos muy entusiasmados.

Es muy dificil explicar eso que siento adentro cuando tengo en mis manos una guitarra eléctrica. En esta foto tengo 16 años y comienzo a tomar enserio la música con una guitarra Squier Stratocaster coreana. Era la mitad de los 90, en plena segunda invasión británica de Rock, y yo me sentía muy inspirado en todo lo que ocurría.

No tardé mucho en tener mi primera banda de rock con el guitarrista Alex Nieves, a quien le debo mucho y por quien tengo un gran aprecio. Gracias a él, conocí la disciplina de la música en una banda, y su compañía, me inspiró para querer aprender a interpretar un instrumento; fue como reafirmar ese sueño que tanto quería de ser músico…

… Y aquí entra en juego mi segunda pasión: Las comunicaciones, la tecnología y el periodismo. Paralelo a todo el tema de la música, terminé mis estudios en la Universidad Jorge Tadeo Lozano y me gradué como Comunicador Social & Periodista; fue una época maravillosa. Quise con todo mi corazón mi universidad. La disfruté y procuré sacar de ella lo mejor, y al final, ellos me becaron para terminar mis estudios, sin preocuparme por el dinero, que para ese momento escaseaba. Hice grandes amigos allí y admiré mucho a mis maestros, con quienes hice grandes nexos y aún hoy mantengo el contacto. Todos ellos dejaron huellas positivas en mí. Para ese momento, mi padre tristemente ya se había retirado de este mundo, y ya no contaba con su infinita generosidad ni su inconmesurable amor. Pero él a cambio, me había dejado muchas enseñanzas y amor por la vida; ahora quería ir y vivir la mía propia para seguir aprendiendo.

Cuando me gradué de la universidad, realmente no me veía como un periodista presentando alguna banal y estúpida noticia para cualquier medio sectorizado, sosteniendo un micrófono, sólo por ganarme un sueldo, con cara de imbécil, frente a algún personaje “famoso” o bobo de turno; tuve que hacerlo alguna vez, durante la práctica estudiantil, y no tengo ni el genio, el ánimo ni el temperamento para ir corriendo, persiguiendo a cualquier pendejo en busca de la chiva: Siempre ví el Periodismo como una disciplina de investigación, la cual enseña unas normas y lineamientos, sobre cómo acceder y tratar la infomación. La Comunicación Social, es según esto, a mi modo de ver, el medio para divulgar esa información, apoyándose en la tecnología como el camino. Una disciplina entonces, complementa a la otra, y ambas pueden ser vistas también como un arte sin descuidar el aspecto técnico de la tecnología.

Según lo anterior, siempre tuve otros intereses con el periodismo, más allá de anhelar con el “quinto poder” para terminar defendiendo o condenando un gobierno y más bien soñaba poder trabajar como investigador, corrector de estilo, además de escritor; mi primer paso entonce, fue crear y desarrollar mi propio estudio de grabación e investigación, en donde pudiera dar los primeros pasos para poder mezclar el periodismo, la música, y la comunicación social, tal y como siempre supe, sería mi propio destino desde cuando en un lejano 1989, mi padre me regaló una máquina de escribir, con la que comencé de redactor de un periódico de noticias propio…

En 4Works Studio, mi estudio de grabación, comencé a trabajar de forma independiente, desarrollando mi primeros trabajos profesionales. El primer trabajo fue una correción de estilo de un libro de una abogada, sobre la ley de restitución de tierras. Cobré mi primer sueldo como profesional, y agradecí mucho a mis padres, ámbos ya ausentes para ese momento, por el esfuerzo tan grande de haberme regalado la educación.

Unos meses después, recibí una oferta de los hermanos Sozadias, y su agencia de medios digitales, para trabajar como actor, desarrollador, locutor y profesor de sociales, con el objetivo y la meta de desarrollar un paquete educativo digital, para la editorial Libros & Libros.

Durante mi trabajo con los hermanos Sosadiaz quedó este documental que habla sobre mi trabajo en dicha agencia digital.

En la etapa siguiente de mi desarrollo profesional, comencé a interesarme cada vez más en la fotografía, y el mundo audiovisual. Comencé a trabajar como proveedor de contenidos digitales para British American Tobacco, y luego surgió la oportunidad de trabajar también como profesor de fotografía, en el Colegio Santa María.

Una de las fotografías que hice para British American Tobacco en 2015.

Más tarde llegó la oportunidad de trabajar con la marca de productos KER, de mantenimiento y embellecimiento automotriz, propiedad de la compañía, Polikem. Durante este periodo, tuve la oportunidad de crear piezas digitales audiovisuales, fotografía publicitaria de producto, manejo de redes sociales, y capacitaciones en el uso de los productos, además de venta, servicio post-venta y atención al cliente.

Fue también durante ese trabajo de venta y post venta, una época maravillosa, porque como gran aficionado a las motos, pude viajar en mi amada motocicleta BMW, kilómetros y kilómetros, para visitar a todos mis clientes. Fue una época de mucha libertad, y muchas aventuras en moto, rodando de día, de noche, con lluvia, granizo, con niebla, con calor, con frío, en todos los climas, mientras alternaba con las clases en el colegio Santa María.

Mientras esto ocurría, comencé a trabajar como locutor y columnista, para la revista cultural de latinoamerica, Libros & Letras, fundada por el maestro y periodista, Jorge Consuegra y fuí mutando para la revista, un formato de programa musical que traía desde las prácticas en la emisora de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, en 2011, cuando presentaba el programa, “Conteo Zero”, que poco a poco se convirtió en “Leyendas del Pop”, para poder mezclar mi pasión por la música, y mi pasión por interpretar un la guitarra.

Me interesé en la locución desde muy joven, cuando en 1996 tuve mi primer programa de radio en la emisora Briketa, del Gimnasio Campestre. Luego en 2010, tuve mi programa en la emisora, “Óyeme UJTL” de la Jorge Tadeo con “Conteo Zero”, y más tarde, en 2017 nació “Leyendas del Pop” para la Revista Libros & Letras
Investigación, locución, realización de piezas audiovisuales e interpretación de la guitarra, ademas de otros instrumentos ocasionalmente: Trabajar como comunicador, músico y periodista para Libros & Letras me hace muy feliz. Es como haber logrado algo que había soñado desde cuando iba a la universidad a esas clases en donde el profesor dejaba ver que las posibilidades son ilimitadas cuando se junta el Periodismo y la Comunicación Social

Paralelo a esta actividad, el actor Jorge López, llegó con una propuesta de puesta en escena de una obra autobiográfica, en donde mi trabajo sería el de escribir la música, y diseñar la campaña audiovisual para redes sociales. Para mí, el reto era muy interesante, puesto que se trataba de escribir música promocional para videos, y quería darle un toque cinematográfico al proyecto. Más tarde fue necesario llevar mis equipos de grabación movil, para grabar la obra de teatro a lo largo de varias presentaciones en diferentes teatros. Con Jorge López, incursioné en el concepto de grabación de un evento, a múltiples cámaras, y profundicé mucho en la edición de video. Un poco después, llegó el reto de grabar, editar y escribir música, para un comercial de TV nacional con Caracol Televisión.

El actor Jorge López y su obra teatral, “Sin Miedo”

La docencia es un campo que me parece muy interesante y sobre el cual quería profundizar. La verdadera oportunidad llegó, cuando recibí una llamada de HTL School of Languages, para trabajar como profesor con estudiantes extranjeros; la experiencia fue increíble: He tenido estudiantes de China, Japón, de Singapur, Tailandia, Corea, Rusia, Alemania, Francia, Italia, India, Taiwán, Africa, Turquía, Canadá, Australia, Reino Unido, Brasil, Polonia y Estados Unidos; tengo ahora amigos en todas partes del mundo, y con todos y cada uno, he aprendido algo nuevo que me ha servido. No hay otro trabajo en el mundo, que dé esa oportunidad. Hago diariamente muchas cosas, pero al día, al menos durante dos horas, estoy conectado con algún otro lugar del mundo, disfrutando de algo tan agradable como una buena conversación.

Mis estudiantes de HTL: Siempre quedan recuerdos maravillosos.

Durante este tiempo, he tenido la oportunidad de trabajar enseñando español, en multinacionales como Uber o Evergreen.

Así pasó el año 2019, y llegó el 2020 con nuevos retos: Mientras el mundo estaba conmocionado con la llegada del Covid-19 y sus estragos a nivel mundial, llegó de Panamá una llamada de un apreciado y respetado empresario interesado, en extender sus negocios al mundo de la autoayuda, y las comunicaciones. El reto significaba para mí agrupar varias de las disciplinas para las cuales me he preparado toda la vida: Música, locución, edición con efectos post para videos, edición y tratamiento de sonidos y creación de efectos sonoros, investigación y escritura de artículos especializados, gerencia del equipo de trabajo para Panamá en Colombia, horas y horas de guitarra, piano, teclados, batería etc.

Es como si cada proyecto anterior me hubiese enseñado todo aquello que luego necesitaría para este nuevo reto. Ha sido necesario sortear algunas dificultades, pero el proyecto va a flote, paralelo a mis clases y mis asesorias en materia de comunicación con mis otros clientes.

Continuará…